21 de noviembre de 2007

Paradoja de Simpson


No te creas las estadísticas (7/10)

El Sr. Reúma padece desde hace tiempo dolores de espalda y no sabe por qué. Ha leído en Internet que el dolor de espalda puede estar relacionado con los días lluviosos. Para eso, en el mes de agosto apuntó qué días le dolía la espalda y que días no le dolía en función del clima local, obteniendo que sintió dolor el 58% de los días de sol y el 60% de los días de lluvia.

Como parecía que en los días de lluvia había una predisposición para el dolor, el Sr. Reúma repitió el experimento el mes de septiembre, teniendo dolor más en los días de lluvia: 54% frente al 53% de los días de sol.

-Creo que mi dolor se relaciona con la humedad -explicó el Sr. Reúma a su médico. He hecho el experimento dos veces y en ambas me ha dolido más días en los días de lluvia.
-No es posible, Sr. Reúma -contestó su médico. Si sumamos los resultados de los dos experimentos, obtenemos que usted tuvo dolor el 56% de los días de sol y el 56% de los días de lluvia, luego parece que la humedad no está relacionada.

¿Qué estaba sucediendo?

Una de las formas mediante la cual nos engaña nuestro cerebro es haciéndonos creer que los porcentajes son números normales y corrientes. Esto no es cierto del todo: los porcentajes son divisiones y por tanto no se pueden interpretar alegremente.

En nuestro ejemplo, es el médico quien tiene razón y el Sr. Reúma el que se ha equivocado y ha caído en la paradoja de Simpson. Esta curiosa paradoja dice que es posible dividir una muestra en varios grupos (en nuestro caso 60 días han sido divididos en 2 meses) y obtener porcentajes favorables en cada uno de los grupos, mientras que los porcentajes globales son iguales o desfavorables.

Como podréis imaginar, este método es una bendición para los publicistas. Es posible, que un mayor porcentaje de los habitantes de Extremadura piensen que el detergente A es mejor que el detergente B, y a la vez que por separado los de Cáceres crean que B es mejor y los de Badajoz que B es mejor también.

9 firmas. Añade tú la tuya:

Elenita dijo...

ofu. cada vez me gusta menos la estadistica. pero al menos aprendo contigo!!!

Salva dijo...

Qué paradójica es esta paradoja. Muy didáctico, sí señor... me gusta tu serie sobre la estadística, ya lo sabes. Un saludo.

Simón Arrebola dijo...

No sé por qué piensas que esta serie tuya sobra la estadística no le iba a gustar a la gente que te leemos. Son muy interesantes Emilio. No mires los porcentajes de quienes te leen, eso no tiene nada que ver. Vaya con nuestra mente lo que puede llegar a provocarnos. Yo he tenido un ejemplo hace poco y vinculado con la salud. Afortunadamente no me sucede nada malo.
Me ha gustado ese simulacro MIR que nos ha hecho con el señor alcohólico. Y que bien lo explicas todo. Desde luego le llevo la razón cuando te dicen que serás un buen profesional. Yo añado que eres también un apasionado de la medicina y esa energía la transmites.
Oye mi actualización es totalmente irónica. La película es para un rato de petardeo. Preferible a las empalagues románticos de Meg Ryan o los dramas a las 4 de la tarde de Antena3.
Un abrazo!

Cherry dijo...

:O

curiosas, sin duda, estas matemáticas...

rocioalma dijo...

Hay que ver para lo que está dando aquella primera vocación tuya de epidemiólogo (o similar). Encantada de aprender contigo. Empiezo a sentirme como cuando tenía cuatro años y veía a Hemo y sus amigos paseando burbujas de oxígeno, en plan "¡Aprende jugando!".

Besos*

Anónimo dijo...

Qué lío... conclusión: no puedo volver a utilizar la excusa del cambio de tiempo con mis pacientes, sería mala praxis y no queremos eso.
Y ahora aclaraciones: el de las gracias sí fui yo (:***), y lo de hoy no es un borrón de tinta, es el logo de la empresa difuminado, no me vayan a venir a buscar...
:***

Menelwen dijo...

A mí la corteza suprarrenal también me gusta mucho, pero los lípidos me dan yuyu xD

f.ode dijo...

Ahora tengo el gusanillo de saber cuál ha sido el tema de conversación.
Hoy he conocido realmente a Lucía, la troteatera. :).

(Pásate mañana por el Blogger, espero haber subido... si no, las ideas volarán).

Un abrazo.

Diego dijo...

Puchupo está incontrolable... dentro de poco nos espera el apocalipsis pulpero... miedo me da