12 de noviembre de 2007

La otra cara


Teoría de sifones: tercer antipostulado

La llegada del euro a Europa generó uno de los mayores odios hacia los gobiernos de los últimos años. Aunque no hace tanto tiempo desde que esto sucedió, ahora nos parece que el motivo de la euroaversión fue la temida subida de precios. Pero esto no fue así, porque en los primeros momentos, los precios se mantuvieron.

El auténtico motivo del odio durante las primeras semanas era la calidad de la propia moneda: los céntimos rojos se ensuciaban demasiado pronto, los ancianos se iban a formar un lío con las monedas de diez y veinte, era posible hacer que la circunferencia central de la moneda de euro girara dentro de la corona dorada sin salirse de su sitio. La crítica más absurda de todas la escuché en la televisión alemana, cuando aseguraron que las nuevas monedas eran peores que las anteriores porque la temperatura de fusión del nuevo metal era menor.

Lo realmente increible fue que después de encontrar tantos defectos a los euros casi nadie protestara por que el motivo de la cara de una moneda en el siglo XXI fuera el rey don Juan Carlos.

9 firmas. Añade tú la tuya:

Giz dijo...

bueno... supongo que sera ahora que esta de moda, cuando lleguen estas protestas. Sinceramente el tema del rey pues como que no le presto mucha atención... pero es logico que si estamos en una monarquia, se coloque la foto del rey. Ya veremos si la cosa cambia, de quien ponen la cara. Podrias hacer una encuesta... Quien quieres que sea la cara del Euro???. Yo solo digo, que menos mal que tenemos al rey... te imaginas una moneda de 2 euros con la jeta de Aznar?? XDD (yuyu!)

Nono dijo...

Yo si creo que hubo una subida con la entrada del euro, y lo que también molestó fué lo pequeño e inútiles de los céntimos que se acumulan sin saber que hacer con ellos. Creo que está bien que la figura del rey esté en la moneda, es parte de nuestra historia e identidad cultural, a lo largo de los siglos y hoy en día aunque su figura sea solo una representación del estado.

rocioalma dijo...

Cuando dices los primeros momentos te refieres exactamente desde el momento en que nos tomamos las uvas hasta el momento en que al primer quiosquero de Menorca se le pasò la resaca, no?

Mis compañeros de piso no paran de preguntarme por el rey. Yo intento explicarles que en España la monarquìa es una comodidad arcaica, un anticatalizador de las tensiones. No sé si me entienden.

Animo, ya falta muy poco*

Carmen dijo...

Aysss, pero es que la cosa es protestar aunque no haya fundamentos! :P

Jo Emilio, te tengo que contar algunas cosas...a ver si nos vemos.

Qué tal fue el teatro??

Besitos!

MCarmen

Elenita dijo...

ahora en vez de su cara podríamos poner un lustroso "pqntc?"

Vientoblanco dijo...

Para mí el detalle de la cara de Juan Carlos es un síntoma de "catetismo".

Anónimo dijo...

Yo tampoco lo entiendo, tendrían que haber puesto una de mis tetas.

Siento/me alegro de haberte conmovido.

:***

yassasin dijo...

¿Y por qué iban a protestar...?

Por cierto, ti debo parlare sobre teatro. Y más después de leer tu anterior entrada.

Cherry dijo...

jajaj, ¿q nadie protestó? Tu es q no estuviste en la cena de fin de año en mi casa. Aquel año mi padre soltó el discurso pro-republicano más enfervorecido que he escuchado jamás. xDDD

Y yo y mis hermanos nos comimos las uvas con un euro pegado en la frente. xDDD