3 de enero de 2008

El pabellón de pescado


Este lugar sigue oliendo igual que cuando yo era muy pequeño: a una mezcla de pescado fresco y aceitunas aliñadas. Estoy casi seguro de que ya el mismo día que se inauguró, comenzó a oler así. Se trata del pabellón de pescaderías del mercado de la calle Feria.

Hice esta foto porque este sitio consigue evocar mis primeros recuerdos. Fotografié el pabellón a las ocho de la tarde a través de las rejas, hora a la que ya está todo el pescao vendío. ¿Por qué entonces seguían las luces encendidas?

Ahora que está tan de moda esto del cambio climático y del ahorro energético, pensé por el camino de vuelta cuántas luces habría encendidas en ese momento en el mundo que no servían para nada, la cantidad de energía que somos capaces de despilfarrar.

4 firmas. Añade tú la tuya:

Enis del Mar dijo...

Buenas Emilio! A mí me da un no sé qué cuando veo tantas luces encendidas en los balcones y centros comerciales que ni te cuento! La gente pasa de cuestionarse esas cosas.
Enhorabuena y gracias por todo lo que estás haciendo por el blog comunitario. Ya me explicarás cómo puedo actualizar y meter imágenes (pero tranquilo que aún no tengo nada hecho).
Por cierto, hablé con un amigo fanático de los Caballeros del Zodiaco. Al final Andrómeda no acaba como me dijiste. Sobrevive a ello. Van a sacar otra parte que se llama Los Campos Elíseos. Pero aún no está hecha. Y me dijo que la Saga de Hades la emitirán en España.
Ánimo con el estudio que ya va quedando menos!
Un abrazo

scarmoon dijo...

mmmmmmm a mi me encanta pasar por alli y oler!
coincido contigo, somos unos despilfarradores inconscientes de mierda.

por cierto, me alegre mucho de verte ayer!!!animo!un besito

Enis del Mar dijo...

Gracias Emilio. No es un montaje. Es un dibujo que está invertido. Si lo guardas y le das a invertir en photoshop te sale la imagen original. Lo hice para un futuro cuadro en el que hay un cielo lleno de constelaciones.
Me parece que una de ellas se parece al dibujo que te hice cuando os regalé El Principito.
Pronto haré una serie así. Como si fuera dibujos hechos con tiza sobre una pizarra.
Un saludo

rocioalma dijo...

Sin la luz, no habrías podido hacer la foto... Pero tienes razón: es un despilfarro absurdo. Mi stand de Orange también se queda encendido toda la noche sin que ndie me hay explicado por qué, será para que al guardi de seguridad le entren ganas de comprarse un móvil.

Me encanta ese pabellón, forma también parte de mis recuerdos más gratos.

Un besito*