1 de diciembre de 2007

Entrenamiento psíquico


Capítulo XIX

Querida Rocíoalma:

He decidido poner punto y final a mis aventuras en la región de Johto; vuelvo a mi tierra, pero llevándome, eso sí, todas las cosas que he aprendido aquí. Ahora mismo me encuentro al sur de Ciudad Endrino, en medio de un bosque de coníferas, y me dispongo a escalar las montañas oscuras en dirección a Ciudad Malva y Ciudad Trigal, donde tomaré el tren de vuelta a casa.

Buho, el Drowzee que me intercambiaste está muy bien, aunque entrenarlo es más difícil de lo que parecía en un primer momento. Al tratarse de un Pokémon de tipo psíquico, tengo que tener siempre la mente clara para evitar que utilice mis debilidades internas para confundirme (cosa que ya ha hecho en algunas ocasiones).

Espero que tú te encuentres bien. Recibí tu carta donde me dijiste que ibas a viajar al norte, a las zonas nevadas, para mejorar tu estrategia con Pokémon de tipo hielo. Cuídate mucho.

Te echa de menos tu amigo, Emilienko.

6 firmas. Añade tú la tuya:

f.ode dijo...

¿Pero vas a volver a Kanto?
Deberías, al menos, visitar Hoenn, ¿no crees? Seguro que te esperan retos muy interesantes por ahí :).

Un abrazo.

scarmoon dijo...

no me digas que has enganchao a la ro al pokemon emilio!

Cherry dijo...

:O

pos yo debo estar rodeada de pokemons psíquicos, xq estoy en un estado de confusion continuo!!

^^

¿que haces q no celebras la Navidad? :'(

Vientoblanco dijo...

Espero que tu viaje continúe por otras regiones después de ese descanso. Aún tienes muchos pokemon que descubrir, muchos entrenadores a los que conocer y mucho por experimentar.
Espero verte.

Diego dijo...

pero donde esta mi venaaaaa???

(sin doble sentido :P )

Abrazotes puchuperos ^^

rocioalma dijo...

Querido Emilienko:
Ya he regresado de mi viaje por el norte. El hielo no es mi habitat natural y lo soporto poco tiempo. La estrategia para dominarlo es aislarse de el, no permitirle llegar, porque cuando lo hace significa que te ha robado tu energia.
Paro un par de semanas para resolver un par de asuntos en esta ciudad y despues tambien yo regresare a casa, intentando no olvidar todo lo que aprendo dia a dia ahora que estoy lejos. Entre otras, mantener la mente clara en este dificil baile psiquico de interaccionar cada dia con gente diferente y decidir hasta donde los dejas pasar.

Un beso grande*