24 de diciembre de 2010

Soraya


-¿Hola? -dije mientras me acercaba por primera vez al monstruo del que tantas de sus víctimas me habían hablado.
-¡Hola! -respondió una agradable chica con una simpática voz- Soy Soraya. Por favor, identifícate.
-Hola Soraya, yo soy Emilio.
-Emilio, ¿qué? Por favor, identifícate con tu nombre de usuario y contraseña.
-Está bien, ahora mismo lo hago. Es sólo un momento... ...¡listo!
-Hola Emilio. Mi nombre es Soraya y estoy aquí para ayudarte en todo lo que necesites.
-Encantado, Soraya.
-Te voy a encantar. Tú misión es sencilla. Sólo tienes que tocarme aquí, luego aquí, luego aquí, luego aquí, luego aquí, luego aquí y luego aquí.
-No sé si me he enterado. A ver, primero aquí, luego aquí, luego... ¿aquí? No... ¿Soraya? ¿Te encuentras bien? ¿Te has caído?
-Jajaja... ¡Soraya no se cae nunca, pobre mortal! En todo caso, tu inteligencia no habrá estado a mi altura.
-Perdona, Soraya, es verdad, ha sido culpa mía. No sé cómo he osado a decir que te habías caído. Pero, ¿es eso que tienes un esguince?
-¿Cómo un esguince?
-Un esguince... ya sabes... un "estiramiento" excesivo de un ligamento...
-No sé lo que es un esguince.
-Seguro que sabes qué es un esguince...
-¿Lo has subrayado?
-¿Perdón?
-¿Lo has subrayado?
-¿Subrayar el qué?
-Eso del esguince. ¿Lo has subrayado?
-Es verdad, ahora recuerdo. No es lo mismo tener un esguince que tener un esguince.
-¡Subráyalo! ¡Ahora! ¡Subráyalo o te perseguiré hasta la muerte! ¡Subraya el esguince! ¡Subráyalo! -gritó Soraya convirtiéndose en un monstruo blanco que me perseguía por el mes de diciembre.

Decidme que ha sido mentira. Decidme que no he soñado con el sistema de historia clínica electrónica.

Foto: Colección de invierno, por cortesía de Simón Arrebola.

10 firmas. Añade tú la tuya:

Juana dijo...

Deberias descansar .... no se yo .... jajajaja
¡Feliz Navidad guapo!

Oidun dijo...

Te entiendo perfectamente Emilienko. 

Ahora mismo estamos todos igual con el puñetero Diraya. Es un programa que parece haber nacido ya obsoleto y arcaico. Sobre todo al compararlo con SIDCA.

Esperemos q vaya mejorando y lo vayan adaptando a nuestras necesidades.

@clarabenedicto dijo...

Vas a tener que hacer como los de Pesadilla en Elm Street, y no dormirte nuuunca nuuuncaaaaa ;)

Ildefonso dijo...

jajajaj, muy bueno!

Fran Sánchez dijo...

Muy buen post, Emilio... como me recuerda a mi época de residente, ¿por qué? Porque Diraya sigue igual.

No sólo es un programa con amplísimas áreas de mejora en múltiples campos (una, la que tú comentas: la de la usabilidad y la amigabilidad del interfaz), sino que no ha evolucionado desde que yo lo conozco... sigo dando los mismos cursos y charlas con el mismo material, ¡os lo podéis creer!
Un proyecto corporativo de este calado y en un sector tan crítico no puede permitirse este lujo.

Creo que tod@s debemos denunciarlo y luchar para que esto cambie y que los grupos funcionales de mejora dejen de ser un fin en si mismos y empiecen a ser lo que deben ser, herramientas de mejora y cambio.

Felices fiestas a tod@s.

Un abrazo.

gangas dijo...

Felices Fiestas!!

RAFAELA dijo...

Jajaja, muy bueno Emilio, pero recuerda: SUBRÁYALO!!!!!

Felices Fiestas wapísimo!!!

Ter0n dijo...

Menuda pesadilla :D

Por cierto, me parece que no me veréis mucho por Sevilla durante unos meses. En cualquier caso, si salgo intentaré que sea con alguna residente de pediatría. A ver si hay suerte ;)

Feliz Navidad y felices frikifiestas :D

Anónimo dijo...

Tras un año de Dirayita en el Macarena todo es más sencillo, pero recuerdo sus inicios como catastróficos. Las guardias eran eternas, en pleno diciembre, menuda vista. Cuando nos dejaron expresar posibles mejoras, dije que lo peor era la fecha en la q lo habían establecido. Veo que no ha servido para nada.

Si necesitáis cualquier cosa, por supuesto, quedo a vuestra disposición.

Por cierto, Feliz Navidad.

Un beso,
manU

rocioalma dijo...

Dioooos

Yo cambiaré de año con Soraya... ¿Tendrá eso algún significado vaticinatorio?

Besos*