9 de diciembre de 2010

Los rectos caminos del norte


Capítulo 2x03

Ir al norte. Caminar hacia el norte. Avanzar hacia el norte, como si el resto de puntos cardinales, sur, este y oeste fueran necesariamente peores.

Ésa era la filosofía con la que Vientoblanco y yo afrontábamos nuestra vida y, paralelamente, nuestro viaje por las tierras de Hoenn. Por eso, tras haber llegado a Ciudad Portual, nos dirigimos hacia las tierras frías del norte, como burros con viseras, sin dejarnos distraer por los estímulos de los laterales.

Tras un viaje tan largo que su duración sería difícil de precisar, Vientoblanco se encontró cerca de la orilla de un río a un entrenador de dragones que dijo llamarse Hivaj. Como todos los afortunados descubrimientos de la vida, más que un encuentro fue un brusco topetazo.

Hivaj llevaba entrenando Pokémon de tipo dragón desde hacía años. Estas especies de Pokémon son muy especiales, dado que son especialmente resistentes ante cualquier adversidad a excepción del frío y de los ataques de otros dragones.

En aquel momenoto, en su búsqueda de dragones fuertes por aquellas tierras frías, Hivaj había pescado un pez de aspecto bobalicón. Cualquier entrenador aprende pronto que ese pez se llama Magikarp, y que es uno de los Pokémon más débiles de los más de 600 descritos. Entonces, Hivaj propuso a Vientoblanco un reto: entrenar a aquel Magikarp hasta hacer de él un dragón poderoso.

Y yo me alegré por ellos y su desafío y los dejé allí, siguiendo mi camino sin rumbo, más o menos hacia el norte.

5 firmas. Añade tú la tuya:

Carlos dijo...

Me pierdo con tus entradas sobre dibujos y juegos orientales. Soy un completo analfabeto japónico. Pero he releído tus entradas sobre Yugoslavia. Que hables de "Yugoslavia" como un único país dice mucho de ti. Bueno.

Cherry dijo...

Pues a ver si tienes tú tb un brusco topetazo que te traiga algún pokemon bueno!

Jorge Fdez. dijo...

Es una metáfora soberbia, aunque era perfectamente normal que me suscitara tal opinión :-)
Un abrazo, y enhorabuena por este excelente episodio.

Javi dijo...

La calidad del texto acompaña a la de la foto. A Vientoblanco hay que enseñarle a manejarse con los dragones, porque con los tipos agua muy bien, pero con el resto es un novato de mucho cuidado.
Genial el post, Emilio.

Ter0n dijo...

Me parece que al no conocer a Vientoblanco me pierdo algo de la trama que seguro que es interesante.