11 de septiembre de 2010

El Efecto Campamento


-Lo que te pasa te está bien empleado, porque deberías dejar que tus inquilinos guiris utilizaran, si así lo quieren, sus dormitorios para otras cosas que no son estrictamente dormir -me dice Laura.
-Lo que te está ocurriendo se llama Efecto Campamento -sigue Luis. ¿Tú nunca fuiste de campamento cuando eras adolescente? La última noche siempre se desataban los instintos más naturales de la gente: hay besos, abrazos y todo lo demás.
-Pues seré muy anticuado, pero me parece una falta de respeto hacia mí -digo yo enfadado. Los guiris están en mi casa de intercambio; han solicitado vivir con una familia española. Si les hubiera tocado en suerte una familia tradicional, con padre, madre e hijos, no meterían a escondidas en mi casa a sus amantes la última noche. Además, como se van a ir en escasas horas, no hay nada que yo pueda hacer.

El caso es que la última noche que alguno de mis guiris va a pasar en mi casa debo estar preparado. No es la primera vez que, después de despertarme con ruidos de somieres y palabras ininteligibles en diversos idiomas, mientras voy a oscuras a beber agua a la cocina, recibo un susto mortal de un alemán rubio de casi dos metros o de una amable coreana que me saluda inclinándose educadamente ante mí y a los que no había visto nunca.

Foto: Laura en una extraña obra de teatro que representamos hace unos años sobre la vida, la muerte y el amor.

8 firmas. Añade tú la tuya:

Adrastea_Quiesce dijo...

caramba emilienko, no le hacía yo enemigo del amor, en cualquiera de sus pérfidas expresiones.

Emilienko dijo...

¿Enemigo del amor yo? Para nada, Adrastea. Pero también creo en en respeto de las reglas.

academico dijo...

Emilienko, no conocemos "bien" la historia de tus extranjeros... ni todo lo que les rodea (cuanto tiempo, confianza que teneis, los acuerdos a los que habeis llegao...).

Así dicho es verdad que pareces un enemigo del amor jajaja.

No obstante imagino que simplemente habrá cosas que "se salgan de lo normal", y que a ti te molesten.

Por ejemplo, eso de encontrarte en tu casa a gente desconocida es algo que viví de erasmus durante 2 semanas, y os aseguro que es "desagradable", porque si os piden permiso y os los presentan, vale, pero en muchas ocasiones estás en tu casa y con desconocidos incluso viviendo dentro (lo he vivido en mis carnes).

Un día lo contaré en mi blog, pero eso generó la "3ª guerra mundial". Todavía me acuerdo... éramos un piso con 8 habitaciones, y en una iban a dormir supuestamente 2 chicas polacas, pero acabaron ocupando un cuarto deshabitado y ese cuarto, y no fueron 2, fueron 6 ó 7, que incluso invitaban a amigos al piso sin consultar y que les dejaban las llaves del piso a gente que no conocíamos... y para poner la guinda, en época de exámenes...

Nos aliamos España, Brasil, Suiza y Portugal contra Polonia, Reino Unido, Francia y creo que República Checa. Fue un show... que gracias a dios acabó en 2 semanas con el exilio, el suyo.

Memorable.

Adrastea_Quiesce dijo...

sólo un enemigo del amor y los ejercicios de suelo pélvico impondría como regla la prohibición de algo tan sano como las relaciones sexuales consentidas entre personas núbiles. lo del ruido ya es otro cantar, nunca mejor dicho.

es como si yo a mis hipotéticos inquilinos les prohibiera cagar porque me da grimica pensar que lo hacen en mi casa (que me la da, una siempre ha sido especialita para las heces). absurdo resultaría porque responde a una necesidad fisiológica cuya existencia es estúpido (e inútil) negar.

cierto es que en una casa de una familia no osarían llevar a cabo algunas de sus funciones naturales (excitación-resolución de la misma). pero es que igual el problema es precisamente ese, y por ahí resopla el que los españoles tengamos los prejuicios y complejos sexuales que tenemos, y haya tan@ mal follad@ por ahí.

bytheway, ¿masturbarse también va contra las reglas de tu piso? o se aplica la política "don't ask, don't tell" del ejército yanki con los homosexuales?

Cherry dijo...

La verdad es que estoy de acuerdo con Adrastea... aunque también entiendo tu postura. ¡en una encrucijada me hallo! xD

Eso sí, cuando me vaya a compartir piso preguntaré si puedo llevar a desconocidos de vez en cuando y si me dicen que no, ¡piso descartado! :p

Emilienko dijo...

Jajaja... parece que soy una mente más cerrada de lo que pensaba.

Pero yo los veo claro: en cualquier albergue juvenil, si uno paga por pasar un número de noches no tiene derecho a que pernocten dos por el precio de uno. Y mucho menos si lo hacen mediante engaños.

Sobre lo de las masturbaciones que pregunta Adrastea, la verdad es que me da igual lo que haga cada uno. Desconozco la política del ejercito de EEUU con los militares homosexuales, pero mi abuelita decía que hay cosas que no se deben comentar con cualquiera.

Laura dijo...

Bueno tengo que decir a mi favor que mis palabras no fueron tan duras.....

Lucia dijo...

Emilienko no es un enemigo del AMOR, es un aguafiestas que pretende que sus estudiantes de "orgasmus" no puedan hacer honor al sobrenombre de su beca.

:P