29 de agosto de 2010

Barriga


Llevo meses en una de esas etapas de la vida muy productivas, en las que uno dedica mucho tiempo al trabajo esperando obtener resultados a corto o medio plazo.

Consecuentemente, llevo unos meses pegado al ordenador muchas horas y, cuando aprovecho para salir, me convierto ante mis amigos en un auténtico pelmazo que sólo sabe hablar de Medicina.

Tanto sedentarismo ha hecho que, las últimas veces que me miraba en el espejo, comenzara a notarme cómo me iba abultando cada vez más la barriga.

-Esto no es nada -pensé. Nada que no pueda solucionar dentro de un tiempo cuando vuelva al gimnasio.

Hace unos días, me encontré con una amiga. Después de charlar un rato, me di cuenta de que no me miraba a los ojos.

-Disculpa, ¿qué estás mirando?
-Estás echando barriguita, ¿eh? ¡Cómo se te nota la vida de soltero!

Mañana por la tarde me apunto de nuevo a la piscina. Palabra. Dichoso mundo en el que es más importante el aspecto físico que el trabajo realizado.

15 firmas. Añade tú la tuya:

Javithink dijo...

Emilio, un amigo común, ante semejante comentario habría contestado: "eso son las raíces del ra.."

:P

Bellatrix Black LeStrange dijo...

Eso dije yo del gimnasio, y voy aproximadamente una vez al mes. Eso sí, ayer me di un atracón de wii fit que hace que hoy no me pueda ni mover
Ni guapos nos deja estar el trabajo...

Diego y Puchupo dijo...

Si vas a la de al lado del Macarena, alli nos veremos!!

Pero vamos, que de barriguita nada!

Ter0n dijo...

Seguro que no estás tan mal ;-)

También es cierto que hace tiempo que no nos vemos en persona. Pero vamos, que tú con tranquilidad. Como familiólogo te recomiendo hacer, aunque sea, algo de ejercicio moderado un par de veces en semana. Te ahorrarás más de un disgusto a largo plazo.

Pero sí, toda la razón en las cosas tan estúpidas que exige el mundo.

Juana dijo...

Hay que animarse a ir al gimnasio (lo digo por mi principalmente) que además de trabajar la mente hay que trabajar el cuerpo ¡ánimo!

Andoni C. dijo...

Si te sirve de consuelo, yo voy por el mismo camino... sobre todo si me comparas con mi compañero @carlonunezo que está implecable el tio!!

Ah! Como dice Javithink, yo le habria soltado alguna fresca! jajaja

VBV dijo...

No te preocupes, cualquier tiempo futuro será peor. Coordinar mente y cuerpo nunca ha sido fácil.
Saludos del que pasó de 60Kg a 85 Kg en solo los 20 años que calculo que tengo más que tú.

Erika dijo...

La natación es uno de los deportes más completos y efectivos... y además engancha! Yo sí creo que el trabajo realizado cuenta. Los kilos van y vienen. Ánimo, estoy segura de que puedes con todo.

@montsecarrasco dijo...

gran poder de influencia el de tu amiga ;-)

Diario de una mamá pediatra dijo...

Ufff! Los kilos de más, el gran enemigo...Yo también soy del club de las que en los últimos meses de trabajo intenso he ganado unos kilillos y ahora estamos en vías de solucionarlo. El gimnasio lo pago desde hace más de un año pero no lo piso....debo ser la socia más rentable, desde luego.
A ver si con el nuevo curso escolar...jeje
Un saludo

academico dijo...

Bueno, si te sirve de consuelo, yo empecé la facultad con 60 kg, y ahora que estoy casi terminando, me he revalorizado un 50% y peso 90...

Como tú, voy a tener que ir liquidando el stock, así que si alguien quiere algún kilito que me lo haga saber, que le hago un buen precio ;)

Jorge C dijo...

la gente subestima el poder de la barriguita....al final todos tendremos una o la tenemos ya, y siempre gusta...barriguita molona ;D

Beltrán Laguna dijo...

tú nunca eres un pelmazo

yo tampoco saco tiempo para todo, eso sí, a comer siempre llego.

un beso, gordo.

Sergio dijo...

¡Emilio!. Tú no, por favor, no caigas en el mismo error.

dra jomeini dijo...

Mi padre suele contestar: ¿y el dinero que me ha costado tener esta barriguita?