8 de enero de 2010

Nadie habla de los gorrillas


Creo que si hay algo un sentimiento realmente absurdo en el ser humano son los "enfados express". Los enfados express son episodios de ira de intensidad leve, que se pasan al cabo de dos minutos y que al cabo de cinco se olvidan completamente. Yo no soy psicólogo, pero supongo que el enfado es un sentimiento cuyo objetivo es asociar un sentimiento desagradable a una vivencia, de forma que en un futuro, la vivencia se intente evitar. Pero, si olvidamos aquello que nos causa el enfado, ¿qué sentido tiene?

Mi mayor fuente generadora de enfados express son los "gorrillas". Para el que no esté familiarizado con el término, hay que aclarar que en Sevilla se llama gorrilla a un peatón que se dedica a encontrar plazas de aparcamiento y que se queda en ellas de pie esperando a que pase un conductor buscando aparcamiento. Cuando el conductor llega, se ofrece a retirarse del sitio a cambio de una propina.

¿A quién no le revienta tener que darle un euro ganado con el propio esfuerzo a un gorrilla cuyo único mérito ha sido reservarse una plaza de aparcamiento? ¿Y a cuántos nos dura el enfado más de un breve momento?

El hecho de que tener que pagar un impuesto extraoficial de aparcamiento se olvide rápido ha hecho que nos acostumbremos tanto a los gorrillas que nos parezca normal que haya que pagarles.

Foto: Resguardo de aparcamiento que me dio un gorrilla. Dice: "El aparcamiento de un vehículo no constituye contrato de depósito del mismo ni de los objetos existentes en él. No nos hacemos responsables de cualquier robo, hurto, pérdida o daños causados por terceros al vehículo o a su contenido. Voluntario." A este papel yo tengo que hacerle tres comentarios: Uno: El vehículo no lo aparca usted, sino yo: usted sólo está ocupando el lugar libre donde quiero dejarlo. Dos: Si usted no lo aparca y tampoco se hace responsable de los daños, ¿por qué está cobrando? Tres: Es verdad, es voluntario, pero sé que si no le pago mi coche puede sufrir consecuencias.

12 firmas. Añade tú la tuya:

BlackZack dijo...

¿Eins? ¿Eso es legal? ¿No se puede llamar a la policía? o.O

angelurri dijo...

están instaurados, yo nunca les pago (de las tres veces al año que cojo el coche de mis padres).
un truco muy extendido: hablarles en su argot "que va jefe, no tengo"
otro truco muy extendido: que el mosqueo venga antes de pagarles nada, asi les miras con cara de odio y ya saben que no les vas a pagar.
Aunque a veces a mí me dan pena, nunca les doy dinero porque o no tengo o tengo el euro justo para mi café.

(emilienko te tengo que pasar el texto del spoken para que me des tu opinion :D)

@ElessarJuan dijo...

Es una forma de extorsión, Emilio.

morri dijo...

A mí me parece vergonzoso que exista algo así. No me ha pasado nunca porque aquí en Cataluña que yo sepa no existe eso, pero si me lo encontrara me entraría una mala leche encima que me buscaría un problema serio con el gorrilla de turno. Seguramente no les pagaría y me iría a otro lado para evitar problemas. Pero el simple hecho de tener que irme a otro sitio por eso me enervaría.

Oidun dijo...

Al menos el gorrilla del que hablas reserva el sitio.

Porque hay zonas donde el gorrilla es el dueño de la calle. Está sentado con su litrona acechante...

Y cuando ve que en uno de los muchos sitios de "su calle" vas a aparcar no tiene más que acercarse dando un paseo a exigir su tributo...

(vease los alrededores de el Hospital Macarena).

Lo último que me pasó a mí, fue aparcar en Nervión y tras negarme a pagar ser perseguido a paso rápido por un tipo insultándome...

Bien rápido que se ocupan de cobrarte una multa de aparcamiento. Pero los gorrillas también son "ilegales" y aquí nadie hace nada.

Beíca dijo...

Emilio, donde yo aparco todas las mañanas hay un gorrilla perenne que se ocupa de media calle; su mujer se encarga de la otra mitad. Ambos tienen muy mala pinta, la verdad. Pues no les he pagado ni una sola vez desde que empezó el curso. Nada más bajarme del coche los miro con una cara de odio que espanta y me marcho con dignidad. Considero poco probable que le hagan algo a mi coche, primero porque siempre pasa gente (vale, esto no es ninguna garantía, pero al menos es un obstáculo), y segundo porque se arriesgan a perder su "dominio": si le hacen algo, al día siguiente voy con la Policía. Si son listos, saben que tienen que conformarse con los que les den algo, y no arriesgarse a cagarla y "perder su calle" todo el año. Yo les digo que la calle no le pertenece a nadie, y que no voy a estar pagándoles todos los días del año, es algo que no me puedo permitir. Luego la miradita de odio de rigor, y santas pascuas.

De los gorrillas menos "ilegales", como ése que te dio a ti el papelito, el ayuntamiento obtiene beneficios. Por eso existen los gorrillas en Sevilla, y por eso considero que nuestro ayuntamiento es, al menos en este aspecto, descaradamente corrupto. Es vergonzoso, y da una imagen pésima de la ciudad.

@MoiLaFille dijo...

Coincido con Beica: No le harán nada al coche porque perderán su "dominio". Yo no les doy dinero, más aún cuando vienen a "enseñarte a aparcar" (señor, si tengo carné desde hace años...) porque te ha visto desde el final de la calle. Por lo general, cuando llegan estás cerrando la puerta del coche. Pasando, lo que se hace es propiciar que sigan estando ahí.

Ya que estás con impuestos revolucionarios, algún día me gustaría saber tu opinión sobre los vendedores de Klinex de los semáforos. Yo tengo mi propia reflexión. Si se tercia la compartiré ;)

Un saludito, @MoiLaFille.

Beíca dijo...

Estaba pregúntadome quién seria MoiLaFille y, mira tú por dónde, ya sé quién es... Qué sorpresa!!! Jijiji.

Cherry dijo...

Empezaré a sufrirlos pronto... aunque nunca entendí bien su función... ¿puedo ponerme yo a guardar sitios?

Ulukai dijo...

Se de gente a los que le han dañado el coche , así que no debe ser del todo raro...
Yo prefiero pagar 1€ en un parking normal a darle 0,50€ a un caradura de estos

Onomatopeya dijo...

Me ha gustado este post. Yo detesto a los gorrillas. Yo intento evitarlos. Es decir, no aparco donde estén ellos, aunque tenga que dar más vueltas. Saludos
(que sepas que he llegado a tu blog haciendo una busc¡queda sobre la palabra MIR. Y me he encontrado con un post antiguo tuyo!)

Beltrán Laguna dijo...

nunca había leído una definición tan original (y acertada) de estos elementos

nos vemos el viernes ¿verdad?

ve en sevici, que es gratis.