12 de noviembre de 2008

Reflexión sobre mucolíticos


Todo el mundo ha sufrido alguna vez en su vida la sensación de tener la nariz taponada durante un resfriado común. Es frecuente que acudan a su médico con el objetivo de que se les recete algo para los mocos.

Aparte de los vasoconstrictores nasales en spray o gotas, cuyo uso sin receta (y en ocasiones hasta con receta) desaconsejo, existe un heterogéneo grupo de fármacos, llamados mucolíticos, muy comunes en los botiquines de muchos hogares, que no ayudan para nada a eliminar la mucosidad nasal.

Haz clic aquí y lee para qué sirven los mucolíticos


Estos fármacos, los mucolíticos, hasta el momento han demostrado utilidad en:

  1. Disminuir las secreciones en pacientes con fibrosis quística (y sólo en ellos), cuando pertenecen al grupo de inhibidores de la dornasa alfa.
  2. Disminuir la estancia hospitalaria de pacientes con bronquitis crónica descompensada en 0,8 días (pero no disminuir el número de descompensaciones anual ni la intensidad de la descompensación y para conseguirlo habría que tomar los mucolíticos diariamente durante los periodos de compensación).
  3. Actuar como protectores hepáticos en la intoxicación por paracetamol (la N-acetilcisteína).

Para los mocos comunes de la nariz, hasta el momento, la evidencia dice que parece que no sirven lo más mínimo y que hay que tener cuidado con sus efectos secundarios. En estos casos, lo aconsejable es hidratación abundante; esto es, beber dos litros de agua al día y mantener un ambiente húmedo.

Sin embargo, esto dice la teoría, a la hora de la práctica las cosas son algo diferentes. Cuando le aconsejas a un abuelito en consulta que se "hidrate abundantemente", te hueles por dentro que no lo va a hacer, que él está acostumbrado desde hace muchos años a beberse un litrito escaso de agua al día y que ahora que está resfriado no va a tomarse dos litros por mucho que tú se lo digas.

Yo no receto mucolíticos; no me parece ético. A pesar de esto, en más de una ocasión me he planteado recetar un mucolítico en sobres tres veces al día, aconsejando diluirlo en un vaso muy grande de agua. Ésta sería una manera efectiva de hidratar a alguien con un resfriado y que es posible que tuviera un cumplimiento superior al simple consejo de "beba usted agua".

No he encontrado ninguna publicación que aconseje recetar mucolíticos para asegurar una buena hidratación; no obstante, me resulta una pregunta que debería ser estudiada para ofrecer una respuesta.

7 firmas. Añade tú la tuya:

doctorfarandula dijo...

y si recetas un mucolitico en sobres disuelto en un gran vaso de agua 3 veces al dia, cuyo sabor (el del mucolitico) sea tremendamente asqueroso, para que cuando se lo tomen se tengan que tomar otro gran vaso de agua para quitarse el mal sabor de boca... superarian los 2 litros de agua!!

Illo que putada lo del empujón, que hay mucho cabroncete por ahi suelto!!!... mejorate pa que vuelvas pronto al hospital para poner en practica lo del mucoliticosaborcaca... y escribes un articulo al respecto!

Agustín Frachia dijo...

que buen blog!! como haces para expandirlo hacia los costados? es mucho lío?? saudooos!!

Anónimo dijo...

Lamento lo de su mano... y aún más lo de sus mocos.

(yo también estoy resfriado)

Le envio por gmail la respuesta de África.

(besos)

Igaku

Elouan dijo...

Juan me contó lo de tu mano, vaya faena... espero que te encuentres bien.

Qué casualidad, yo también tengo un resfriado desde anteayer, con mocos y tos cada cinco minutos. ^^Me he sentido identificada, y me voy a tomar un gran vaso de agua para evitar la desidratación por los mocos... ¡no lo sabía!

Elessar dijo...

¡Un saludete!

¡Le debo una comida por responder acertadamente en el fotolog! :-)

Hasta ahora. xD

rocioalma dijo...

El otorrino habla.
No me creo la mitad de las evidencias médicas, pero las disevidencias sí... Con el dinero que cuesta montar un estudio, para decir que lo tuyo no sirve para casi nada tiene que ser bastante verdad...

No me parece tan peligroso lo de diluir el mucolítico como para que tengas que esperar a que tenga un grado de evidencia superA.

Besos*

nomecallas dijo...

Yo acostumbraba a prescribir mucolíticos con la siguiente posologia:
disolver el contenido de los sobres en un gran vaso de agua y bebérselo. A continuación, volver a llenar el vaso de agua para que se disuelva lo que queda del sobre y bebérselo de nuevo. Repetir esto 3 veces al día.
Así, el paciente se va contentísimo a su casa pensando que le has mandado una medicina para su resfiado y tú consigues que beba agua, que será lo que mejore mínimante sus síntomas.
Otra cosa es que aumentemos el gasto farmacéutico...