23 de noviembre de 2011

El país de los analfabetos


Hace un año que me contaron por primera vez las ventajas de ser analfabeto.

Todo ocurrió cuando comenté que me había tocado formar parte de mesa electoral por segunda vez; en ese momento, me dijeron que me había equivocado al rellenar mis datos en el Censo; que hay que indicar que uno no tiene estudios y que es analfabeto para librarse de las mesas electorales y de los jurados populares.

Cuando este año se me asignó una mesa electoral por tercera vez, fui motivo de risas de muchos de mis conocidos. Curiosamente, esta vez fueron tres personas las que me indicaron que cambiara a analfabeto mi nivel de estudio y argumentando que dicha condición adolecía de las ventajas antes mencionadas.

La cita a la mesa electoral es siempre a las ocho de la mañana de un domingo. Allí nos reunimos vecinos que nunca nos hemos visto las caras e, invariablemente en mi experiencia, los titulares de las mesas siempre intentan convencer a sus suplentes de que sean los suplentes los que constituyan la mesa, argumentando que su vida personal está llena de contrariedades y que les viene realmente mal invertir su tiempo en una mesa electoral durante todo un domingo.

Otra estratagema de los titulares de la mesa es llegar tarde a la misma. Esto también ocurre todos los años. A las ocho y media hay que constituir la mesa y, si el titular no se ha presentado, la mesa debe ser constituída por los suplentes. A las nueve menos algo llega el titular, que se disculpa por haberse quedado dormido y por la faena que le ha hecho a su suplente. Sin embargo, sabe que como la mesa ya ha sido constituída, el titular ya no puede formar parte de la misma y que puede disfrutar de su domingo sin que vaya a sufrir reprimenda alguna.

Ésa es la motivación por la democracia del electorado español en 2011: siempre hay licenciados que se declaran analfabetos, mentirosos que intentan evitar sus responabilidades y personas que se retrasan conscientemente. Yo cada día me pregunto más si democráticamente hablando no somos realmente un país de analfabetos.

Foto: Cartel electoral en Berlín, cuyo lema me resultó llamativo: "Nosotros hacemos las preguntas; vosotros hacéis las respuestas".

12 firmas. Añade tú la tuya:

@martascopio dijo...

me da que es lo que hay, la gente no es consciente de su poder

@JokinGonzalez dijo...

Proverbial picaresca española, denunciada por muchos, ensalzada por más.

enfermero9 dijo...

La recurrencia posiblemente se debe al bajo nivel de universitarios en tu zona... yo como ya conté en Al sur del Sur fui presidente de mesa en las municipales (siendo 2º suplente). No sé, no creo que se me hubiera ocurrido mentir u otra estratagema para no quedarme.

Sophie dijo...

Estar un domingo entero ahí no le apetece a nadie o casi nadie, creo, sobre todo cuando la compensación es tan escasa (me han comentado que un bocadillo y las gracias). ¿Por qué no se cambia eso y se "contrata" por un día a alguien que esté en paro y se le pone en las manos una compensación generosa?
Verás tú que por hablar me toca a mí en las próximas elecciones...

Juana dijo...

Alguien que me gusta especialmente y, que se dedica a la política, dijo: "las buenas políticas requieren de buenos ciudadanos" .... ¿eres un buen ciudadano? .... si no lo eres ¿de qué te quejas? .... o transfomamos todos nuestra actitud individual o esto no tiene arreglo, es así de simple.

PortoCalem dijo...

Yo creo que no es incultura, es egoismo puro y duro.

La gente piensa en sí mismos nada más, y les importa una mierda los de alrededor...

Sólo hay que ver toda la gente que no para de protestar porque un día haya una carrera o algo cerca de casa y hayan cortado alguna calle, o cualquier acto público (procesiones de semana santa, cabalgata de reyes magos,...),...

José Manuel dijo...

Viene a mi cabeza el caso de una señora que no sabía ni leer ni escribir que llamaron para formar parte de una mesa electoral y ella no le confesó a nadie su condición de analfabeta (hasta que, inevitablemente todos se dieron cuenta) porque decía que le venía muy bien ese dinerito. Otra cosa que me han dicho es que si votar por correo no te llaman nunca, ¿leyenda urbana? Yo casi siempre voto por correo y nunca me han llamado

Jorge dijo...

Si pides el voto por correo no te llaman para la mesa, porque se presupone que no estás en la ciudad que te corresponde, y por tanto no te puedes personar en el colegio.

María dijo...

Uno no se cambia a analfabeto, simplemente no actualiza el censo... :P

Javi dijo...

Si estuvieras sólo con "estudios primarios" como algunos, no te pasaría eso xD

Emilienko dijo...

Sophie, no te dan un bocadillo; te tienes que ir a casa a calentarte algo rápido mientras que los otros dos compañeros se quedan en la mesa.

Lo que sí te dan son cincuenta y tantos euros. En metálico y sin recibo.

@fllordachs dijo...

Bienvenido a España: no te preguntes q puedes hacer x tu pais, sino al reves