8 de septiembre de 2011

Ensayo sobre la maldad


Capítulo 2x07

Cuando era alumno de Psiquiatría, mi profesora, explicando el trastorno de personalidad disocial, concluyó el debate que suscitó entre los alumnos esta polémica enfermedad con una frase que se me quedó grabada:

-Pero, ¿qué esperáis de una sociedad en la que el que es bueno es tonto?

Según la Lógica clásica, si todo bueno es tonto, para ser listo es necesario ser malo y eso, forzosamente, implica una decisión muy difícil, que es elegir entre que los demás abusen de uno y volver a casa con la conciencia tranquila o bien tener un poco de picaresca, un poco de maldad azucarada, para sobrevivir en el día a día.

Tengo un zubat, uno de esos Pokémon venenosos con forma de gran murciélago. Mi zubat, que por cierto, se llama Ala Triste, es excepcional dentro de su clase y es el mejor Pokémon que he tenido la suerte de encontrar hasta ahora: es rápido, fuerte y prudente. Un análisis estadístico de sus cualidades me ha revelado que mi zubat tiene un percentil superior al 99,6; es decir, entre mil zubat, el mío estaría entre los cuatro primeros. Por si esto fuera poco es leal, obediente y me ha permitido ganar muchos combates contra entrenadores a nivel mundial.

Sin embargo, no hablo de mi zubat en voz muy alta, porque los zubat no son especialmente populares. Tienen la fea costumbre de esconderse en las cuevas y esperar silenciosamente a sus víctimas para abalanzarse sobre ellas y, cual vampiros, morderles y chuparles la vida.

Entonces, ¿mi zubat es malvado o sólo hace lo que debe para sobrevivir? En esta aventura Pokémon que es la vida, ¿se debe renunciar a dar mordiscos y pasar hambre buscando siempre lo éticamente correcto? ¿Es realmente necesario atacar de vez en cuando para seguir adelante?

Ésta es una de las preguntas que me estoy haciendo en esta parte del camino.

Foto: Ala Triste me sigue a distancia, en mi camino hacia Pueblo Lavacalda.

8 firmas. Añade tú la tuya:

Juana dijo...

¿Es malo el león cuando se come a la gacela? .... no, es que esa es su comida .... lo bueno o lo malo dependen del contexto, de las circustancias .... ¿es mala la ira? .... depende de dónde, cuándo .... el bien y el mal son tan subjetivos como nosotros mismos ....
Es solo mi opinión, que soy muy "opinadora"....

BlackZack dijo...

Las cosas son relativas, pero en cualquier caso yo soy de los que piensa que hay que mirar por uno mismo. Hacerle daño a los demás de manera gratuita es absurdo, pero dejar pasar oportunidades, o dejarse pisotear, es no tener en cuenta que sólo se tiene una vida.

Iñaki dijo...

Pues yo no digo que haya que ser malo pero siempre hay que estar preparado para atacar cuando las circunstancias así lo requieran.

Y es que a veces, y sólo a veces, las mejor defensa es un buen ataque... pero aquí el maestro entrenador eres tú, jajaja...

PortoCalem dijo...

Pues yo creo que se hay que ser bueno.

Y lo digo, porque no comparto que ser bueno tenga que ser sinónimo de retrasado mental que se deja pisotear por el resto...

Ser bueno significa ayudar a los demás, si puedes, cuando ellos lo necesiten. Si ayudas a un bueno, en su momento, cuando tú lo necesites, él te ayudará a ti.

Es así como tanto los animales, como los humanos, hemos evolucionado a lo largo del tiempo.

Eso no quita que haya malos, a los que yo llamaría "parásitos", que puede parecer que puedan obtener ventajas a corto plazo, pero luego a medio y largo salen perdiendo con crecer. Porque los buenos, no somos tan tontos, y el malo le hace lo mismo al bueno una vez, no dos, y a la larga sale más rentable saber que tienes una red de "buenos", que estarán ahí, con los que estarás a gusto, y lo mejor, estarás a gusto contigo mismo, sin comeduras de coco, ni desconfianzas respecto a los demás,...

Yo por lo menos lo tengo claro.

Un saludete

Teresa dijo...

Situándome más allá del bien y el mal, como diría Nietzsche, mi opinión sobre esta cuestión que planteas es que si bien los conceptos morales pueden ser cuestionados y relativizados, pues lo que es bueno para unos puede ser malo para otros, hay otro concepto importante: El Respeto. Y ¿que es eso? Yo lo resumiría como el amor a la vida, el compromiso con la libertad individual y con el orden social. Si cuando hacemos algo pensamos en ¿para qué? en lugar de ¿porqué? y al hacerlo lo relacionamos con alguno de los tres elementos anteriores, quizás podamos sentir en qué dirección irán las consecuencias de nuestras acciones. Besitos

Luce dijo...

Este post es sencillamente genial...
¡Felicitaciones!

T_Egy dijo...

Los malvados no existen, sólo corazones amargados, personas que sólo ven esa suya parte corporal donde las avispas pierden la gracia.

angelurri dijo...

a esta cuestión sólo me parece posible responder con preguntas, eternamente personales y subjetivas:
¿quién decide lo éticamente correcto?
¿hasta qué punto la ética preestablecida debe adoptarse como personal?
¿realmente se cumple eso de "el final de las libertades personales está las libertades del otro"?
¿siempre existe un daño?
y así siempre.