23 de marzo de 2011

La impopularidad de los audífonos


Sufren su problema en silencio, y no es una metáfora.

Si las personas que escuchamos bien nos imaginamos el mundo de las personas que escuchan peor, seguramente pensaremos en una realidad en la que los sonidos suenan más débiles, como si bajáramos el volumen del televisor hasta hacerlo difícilmente audible.

Pero no es completamente así. Las personas que escuchan mal, llamadas técnicamente hipoacúsicos, no sólo escuchan el día a día más débilmente, sino que en bastantes ocasiones asocian tres problemas graves a su audición:

1. Falta de inteligibilidad: "A un determinado volumen ya soy capaz de oír, pero entonces ya no entiendo qué me dicen".
2. Algiacusia: "Cuando el volumen es lo suficientemente alto para que pueda oír, me duelen los oídos".
3. Acúfenos: "No sólo oigo menos, sino que siento como un ruido, rugido o pitido de fondo".

El tratamiento de la hipoacusia es demasiado largo como para explicarlo por aquí, dado que esta falta de audición puede ser debida a diferentes enfermedades. A pesar de esto, muchas de las veces el único tratamiento posible son las audioprótesis: los popularmente llamados "audífonos".

Los audífonos son herramientas increíblemente útiles cuando la persona no ha perdido demasiada audición. Es algo así como las gafas: dan mejor visión a alguien con pocas dioptrías; mientras que a un ciego de poco le sirven. Éste es el primer problema: al igual que ocurre con las gafas del ciego, cuando un paciente presenta una hipoacusia severa o profunda, el audífono no proporciona una audición confortable en bastantes ocasiones.

A este primer problema se le añade un segundo. Mientras que las gafas se han convertido en un artilugio de moda y no suelen avergonzar al que las lleva (se lo dice un servidor, que es usuario de las mismas desde los siete años), el audífono no corre la misma suerte y no es raro que el uso de uno de ellos sea rechazado por el paciente por cuestiones estéticas.

Este rechazo ocurre mientras que la hipoacusia se mantiene en un nivel que permite que la persona desarrolle una vida más o menos normal. En los casos en la que la sordera progresa y el uso de audífonos se hace realmente necesario, nos encontramos con el problema anterior: el audífono no otorga una audición que suela satisfacer al usuario.

Y como colofón a todo esto, el audífono tiene una gran desventaja respecto a sus compañeras las gafas, su precio, que puede fácilmente sobrepasar al de unas gafas en diez veces para los audífonos de gama media. Y desafortunadamente, los audífonos no entran dentro de las prestaciones de la Seguridad Social para los adultos.

En resumen, éstos son los motivos por los cuales parte de nuestra población no escucha bien. Mientras que los sanitarios nos estrujamos nuestras neuronas para solucionar este problema, nuestro deber como ciudadanos es ser conscientes de que la hipoacusia afecta a bastantes más personas de las que creemos y de que no perciben la vida como nosotros.

Foto: Auriculares colgados.

8 firmas. Añade tú la tuya:

Ich auch nicht dijo...

Sé muy bien de lo que hablas... mi hermana, por desgracia, tiene pérdida de audición casi total en un oído y parcial en el otro. Le dijeron que si se lo hubiesen detectado con más tiempo, podría haber tenido opción a un transplante coclear. Ahora se está buscando un audífono y, como dices, no es barato. A ver si con esta entrada, aquellas personas que a día de hoy no se han animado a hacerse una audiometría (si notan problemas en su audición), se animan.
Un saludo.

Cherry dijo...

Me parece fatal que los audífonos no sean una prestación de la Seguridad Social.

Por lo de que sean mal vistos, yo creo que eso cada vez menos. De hecho hace un par de días vi a una chica en el metro que los llevaba de un color rosa o morado o algo así y quedaban hasta bonitos!!

Menelwen dijo...

Tengo un amigo con ese problema, y aunque él no lleva demasiado mal llevar audífono, he recordado cuando él me contó lo mal que lo pasaba por no escuchar bien, y creo que lo has plasmado a la perfección (como siempre).

Oye, la semana que viene tenemos pendiente un café y que me vaya un día al HUVR contigo ¿no? :)

Fer dijo...

Bien descritos los principales problemas de los hipoacúsicos. Y mejor reflexión: no solemos ser conscientes de estas situaciones hasta que las vivimos de cerca, pese a saber que existen.

angelitapapafrita dijo...

Pues si, añadiría que los sordos son incomprendidos. He trabajado con ellos y se quejaban de su invisibilidad. Su hipoacusia no es tan evidente como la ceguera u otro tipo de discapacidad, son realmente incomprendidos y malinterpretados.
Por otro lado,los audífonos son casi invisibles, entre los Intra y los moldes transparentes ni se notan. Son caros y además, en el campo de la Audioprótesis hay mucho intrusismo y mucho sacacuartos.
No doy más la brasa. saludos.

Ter0n dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ter0n dijo...

Curiosamente cada vez veo más gente con audífonos por la calle. Y más gente que necesitaría uno,al menos cuando vienen a Urgencias.

PD: Le he cambiado el nombre al blog. Por ahora soy: http://ageoffamilia.blogspot.com/

audifonos dijo...

I wanted to thank you for this excellent read!! I definitely loved every little bit of it.Cheers for the info!!!! & This is the perfect blog for anyone who wants to know about this topic. You know so much its almost hard to argue with you