13 de julio de 2009

Wash away


Llamo a Manu ayer a las 21:05.

-Hola Manu.
-Hola.
-¿Cómo estás? ¿Qué tal tu noche de ayer?
-Bien ¿y la tuya que tal?
-Bien...
-¿Sólo bien? ¿No me cuentas nada más?
-No... bueno en realidad no hay mucho que contar...
-¿No?
-No. Desde anoche ya se ha acabado todo.
-Ah, vaya, lo siento.
-Sí... bueno, yo te llamaba por si te apetecía quedar esta noche para tomar una cerveza.
-Ay, es que ya he quedado.
-Ah, bueno, pues no pasa nada, ya nos tomamos la cerveza otro día.
-Pero, ¿estás bien?
-Sí, sí,... hombre, tampoco es que esté dando saltos de alegría, pero no estoy demasiado mal.
-Es que me sabe mal dejarte así...
-No te preocupes, ya quedamos otro día la semana que viene, que tengamos más tiempo.
-Bueno, hasta luego.
-Adios, un abrazo.

Me llama Manu a las 21:10.

-Voy para tu casa. Llevo la moto y dos cascos. Vístete que nos vamos a tomar una cerveza al centro.

Manu vino a mi casa con la moto y dos cascos. Compramos pescaíto y cervezas y nos lo comimos literalmente tirados en la calle, en las escaleras del Archivo de Indias que dan a la Catedral, viendo a los guiris pasar. Fue una noche deliciosa, de esas noches de verano en las que sopla aire fresquito. Para recordarla, hice esta foto de recuerdo.


6 firmas. Añade tú la tuya:

Jorge dijo...

En realidad nunca estás solo. Eso ya es muy de agradecer.
Un abrazo fuerte

Cherry dijo...

:)

Tienes buenos amigos. Al menos uno, que ya es mucho ;)

dra jomeini dijo...

Los amigos son lo mejor de esta vida. Para lo bueno y para lo malo. Arriba ese corazoncito. Besotes

B. dijo...

esas noches son las mejores, y son las que siempre recuerdas cuando pasa el tiempo..."Te acuerdas aquella noche que.."

Anónimo dijo...

Tiempo sin verle... como va todo?

Besos.

/igaku

f.ode dijo...

Qué agradable =)