14 de agosto de 2011

El paciente teledependiente


Muchos médicos que no lo han probado argumentan en contra del modelo teleasistencial que, al facilitar la comunicación del paciente con el médico, crea a enfermos mucho más dependientes y, consecuentemente, se aumenta la carga de trabajo.

Yo, que soy como Santo Tomás, que hasta que no meta el dedo en la llaga no me lo creo, he tenido que facilitar mi correo, mi Facebook y mi Twitter a bastantes pacientes para probar el modelo y para acabar admitiendo que, efectivamente, con este sistema existe una tendencia a crear pacientes dependientes del médico. Esto es un gran problema porque, hoy en día, en nuestro Sistema, procuramos que el paciente asuma un peso importante de su propio cuidado en la medida de lo posible. ¿Entonces el modelo de teleasistencia que estoy ensayando, que pretende una relación directa médico-paciente, da un paso hacia atrás?

Lamentablemente, no estoy aún en situación para responder de forma rotunda esta pregunta, pero seguramente la respuesta sea gris. No todos los pacientes son candidatos al modelo. Por ejemplo, he notado una tendencia a que los pacientes que consultan por rinitis e insuficiencia respiratoria nasal me piden por correo revisiones más precoces que, tras producirse, no han alterado en ningún caso mi plan terapéutico. Así, he decidido que estos pacientes no serán candidatos de momento a continuar con mi experimento.

Sin embargo, en la mayoría de la patología no he encontrado que se cree ese temido aumento de la dependencia, al menos por el momento. Les mantendré informados acerca de tan inquietante cuestión.

Foto: Mi Converse tantea el norte en una brújula en el suelo.

3 firmas. Añade tú la tuya:

Fran Sánchez dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo: no todos los pacientes son buenos candidatos a este nuevo modelo de relación.

Experimentos como el tuyo son totalmente necesarios para aprender a buscar el camino... quizás consista en un modelo diferente al que todos tenemos en mente... ¿quién sabe?

De lo que estoy seguro es de que llegará... creo que es algo imparable.

Gracias por tu trabajo.

Un abrazo.

Dr. Bonis dijo...

Emilienko,

No estás creando pacientes más dependientes.

Estas mejorando la accesibilidad, lo que hace que tus pacientes (que ya son dependientes) accedan al servicio.

Empieza a cobrar por ofrecer ese servicio o acota el número de consultas (es decir genera listas de espera). Verás como la "dependencia" de tus pacientes se difumina.

Otra opción es aplicar la ética de la negativa y de la ignorancia. Es trabajoso pero permite "educar" al paciente dependiente, en el sentido de ajustar sus expectativas (que la cultura científico-tecnológica en la que desarrollas tu profesión se encarga de aumentar hasta el infinito y más allá, lo que luego choca con la realidad)

PortoCalem dijo...

Me parece muy interesante Emilio.

Cuando empezaste ya te comenté que habría este problema, y a mi personalmente es lo que me echa para atrás.

Sin embargo, son bastante curiosos tus resultados.

Lo que no sé, es si siendo el modelo actual como es, si es viable que en la pública se pueda implementar un sistema como éste (en la privada, si se cobra algo, imagino que si).

Estaré bastante atento a tus novedades.

Un abrazo, y cuídate esa pata ;)